Ganadores del 3er. Concurso de Cuento Corto – Tecnológico Nacional de México Campus Culiacán

Ganadores del 3er. Concurso de Cuento Corto

Ganadores del 3er. Concurso de Cuento Corto realizado el pasado viernes 05 de noviembre en el marco de las actividades por el 53° Aniversario del Instituto Tecnológico de Culiacán.

1er. lugar: Count von count (Ing. Tic´s), título: La banshee de la carretera.

2do. lugar: María Adilene Gazcón Gastelum (Ing. Industrial), título: Las bancas gemelas y Ana Karen Millán López (Ing. Gestión Empresarial), título: sin título.

3er. lugar:Jesús Ricardo Rodríguez Valerio (Ing. Sistemas), título: AINERFOZIUQSE y Hermes Alejandro Ramos Villanueva (Ing. Mecatrónica), título: Mathew y Polly.

Mención Honorífica: Iara Afath May Sierra (Ing. Mecatrónica), título: Olvido y Dafne Villa Coronel (Ing. Gestión Empresarial), título: Sueños.

 

La banshee de la carretera

Fue como un resplandor lo que me despertó, sonido hueco fue el que escuche y me regresó a la vida, no sé qué hago aquí, en el medio de la nada, era el ocaso y ninguna señal de vida ella camino por la carretera horas hasta que dio la noche casi, muerta se desmaya, un buen samaritano la junta y la lleva junto con el a un motel, ella se logra despertar antes de llegar. ¿Dónde estoy? pregunto, llegaremos a un motel en un momento contesto el, pensé que estabas muerta, te iba a reportar, una mirada desorientada y aturdida cargaba, como te llamas le pregunta el, no sé contesta ella, gente blanca como tu no se mira en tu estado por estos lados del desierto, no recuerdo que pasó, llegando al motel comieron y trataron de dormir, ella se despertó y se dio cuenta que estaba amarrada y desnuda, era una trampa, solían recoger personas para esclavitud, solían fornicar cadáveres y personas semi muertas del desierto, cobraban bien para aquellos que gustaban de deseos tan libertinos como esos, esta preciosidad de mujer será vendida muy bien tiene unos buenos senos y una carita de ángel, ya me puse en contacto con un burgués libertino para que te viole y te coma después, exclamó el, ella sin preocupación acepto su destino, cuando en el momento de la transacción surgió, lo miró el libertino y le fascino su piel tersamente blanca y lisa, mira lo que me comeré, dijo en tono burlesco, y miró a él, entre risas la mirada de la muchacha empezó a tornarse extraña y sus ojos empezaban a ser negros de una forma demoniaca, rompe las cadenas con una facilidad increíble y levitando les dice, aquí quien disfrutará de un banquete será satanás y hoy ustedes serán el sacrificio para el Sabbath.

 

Las bancas gemelas

El aroma de una taza de café inunda el lugar, tomo mi bebida y me dirijo hacia nuestro encuentro, jamás me he atrevido a hablarte pero siempre te veo al otro lado de la calle, en esa banca gemela, igual a la mía solo que del lado contrario, fue hace unas semanas cuando te vi llegar, siempre con un libro diferente en las manos y apreciar tus gestos al leerlo se volvió mi pasatiempo favorito, al ver tu taza de té me di cuenta de que éramos demasiado diferentes, nunca fui de libros y el té me parece insípido pero para ti parece ser lo más interesante de este mundo. Después de unos días por fin he decidido dibujarte, nunca estuve demasiado interesado en el arte, pero es una habilidad en la que destaco para no saber absolutamente nada de ella, el lápiz va y viene y mis fugaces miradas también, una de esas veces por fin me notaste, estabas ahí, al otro lado de la calle observándome y solo me pude encoger en el asiento mientras sentía mis mejillas arder, el café en mi vaso perdió su calor, pero mi corazón sentía más calidez de la que alguna vez sintió. Una última mirada y el dibujo estuvo terminado, al volver a verte llorabas por algo que debiste haber leído y mi corazón se estrujo deseando ser tu hombro y tu confidente para escucharte atentamente sobre lo que afligía tu corazón. Muchos meses y ninguna palabra, al final solo estaba yo, en una banca gemela, con las estaciones en un vaivén, sin tu compañía, jamás volviste a aparecer desde ese día y todo lo que quedo para tu recuerdo fue un dibujo en una libreta que desde ese día se convirtió en mi favorita.

 

Sin título

Mi vida ha sido algo complicada, ya saben una familia a base de un embarazo no deseado, un padre borracho, una madre que justifica sus maltratos, escuchar golpes en casa, y esconderte bajo las sabanas esperando a que terminen los gritos. Bueno, sabes que nada bueno saldrá de esto ¿no?, Cuando tenia 8 años, en mi escuela se hizo un evento del día de las madres, el concepto era hacerles una carta a nuestras madre, diciendo porque somos buenos o malos hijos, bueno a esas altura de mi vida, sentía que yo era un niño malo ya que siempre era regañado y golpeado por mi padre, entonces decidí darle ese rumbo a mi carta, explicar por qué era un niño malo; en la carta hable libremente sobre los maltratos que vivía mi madre, pidiéndole perdón por cada golpe que obtuvo, a lo largo de mi corta vida. Entonces ese 10 de Mayo en mi escuela, enfrente de todos mis compañeros, mi madre leyó esa carta y solo me miro con una cara de tristeza y desagrado, yo no entendía el por qué de su reacción, ¿hice algo malo de nuevo?…. Después de ese día nada fue igual, fui regañado y golpeado, por decir “mentiras”, o como diría mi madre, “cosas que imaginaba”, supongo que otra vez mas me merecía todo ese maltrato, ¿no?… En mi ultimo respiro, salí a dar un paseo a las 2 de la mañana, admirando con sutileza por ultima vez aquella luna tan hermosa. Camine sin rumbo, hasta darme cuenta que me encontraba en el puente que llevaba ha aquella escuela donde solía ir, una vez mas admire con ingenuidad aquella luna, mientras caía de aquel melancólico puente pensando, “ahora empieza el final feliz que siempre soñé”.

 

AINERFOZIUQSE

Regreso de la tienda, coloco la llave en el picaporte y entro. Dejo las cosas en la mesa y hago notar mi llegada, nadie responde…me resulta extraño, busco a mi familia en la casa y no hay nadie. Estoy asustándome, no me dijeron nada. Ahora escucho la voz de mi madre en la sala, empiezo a tranquilizarme. Pero con cada paso que doy el volumen de su voz baja. Voy a la sala y no hay nadie. ¿Qué está pasando? No me dijeron nada. El carro está en la entrada y todo se mira en orden. ¿Me estoy volviendo loco?, no sé qué sucede, no me dijeron nada antes de ir a la tienda, probablemente me enviaron un mensaje. Al meter mi mano en el bolsillo para ver mi teléfono empiezan a tocar la puerta, probablemente sean ellos. Voy corriendo a la entrada, lo único que veo es a una sombra que al enterarse de mi presencia se aleja rápidamente. Tengo miedo… al acercarme a la entrada veo que hay una carta debajo de la puerta. Agarro la carta, tiene el nombre de mi madre, el destinatario soy yo. La empiezo a leer, está escrita por mi madre. Conozco su letra. Me envía un saludo y me dice que algún día nos volveremos a ver, y me quiere mucho. Empiezo a ver luces parpadeantes y me desmayo, cuando me despierto me encuentro en una sala amarrado en una silla.Se abre una puerta y entra una señora a la sala, saca un control de su bolsillo y enciende un proyector encima de mí. Suena un clic y se proyecta una noticia enfrente de mí, aparece mi cara en portada, asesiné a mi familia. Empieza una cuenta regresiva y un estruendo me ciega. Fui sentenciado a la silla eléctrica.

 

Matthew y Polly

Matthew y Polly son la pareja perfecta, siempre juntos, siempre felices. «El vivieron felices para siempre» fue escrito para ellos, aunque no estén casados. Son una simple pareja común y corriente, lo único que destaca en ellos es el amor que se tienen el uno al otro. Siempre juntos siempre felices. Los momentos en lo que no están juntos es cuando Matthew tiene que ir a trabajar, o cuando va y hace las compras. Ellos cenan juntos, miran películas juntos, hacen todo juntos. El único problema que llegan a tener es la clase de películas que le gustan a Polly, Siempre debe de ser una película de cachorros o ella se aburre y termina dormida en los brazos de Matthew. Así que siempre son películas como: “101 Dálmatas”, “Scooby – Doo” o “El zorro y el sabueso”. Está última la que menos le gusta a Polly, ya que odia a los zorros a muerte. Después y siempre que terminan de ver la película ambos se van a la cama, Tienen sexo de pareja desenfrenado, un beso de buenas noches que se repite un par de veces hasta que ambos quedan dormidos, sabiendo que el día siguiente seguirán estando el uno para el otro. A la mañana siguiente Polly se siente un poco mal, algo enferma, le duele su estómago y Matthew no tiene idea a qué se deba, pudo haber sido la cena o tal vez el sexo intenso de anoche. piensa el, de forma sarcástica. Toma a Polly en sus brazos ya que no puede moverse mucho, la sube al auto dándole un beso en la frente, siempre juntos siempre felices. Dice el antes de cerrar la puerta del copiloto, subirse al auto y manejar rumbo al veterinario.

 

Olvido

Un día más, sola. Todos los días sola. Mi nombre… No siempre lo recuerdo, se escapa de mi mente. ¿Por qué? No lo sé, tal vez porque llevo una eternidad sin necesitarlo. Recuerdo que desperté como cualquier vez y ya me encontraba sola, no recuerdo por qué. Un día más en mi casa, sin poder salir, como una prisión que solía ser mi hogar. Mis pensamientos, se han vuelto mis amigos. En ocasiones, hablo conmigo solo para escuchar una voz, pero con cada palabra siento que desaparece un poco, me da miedo perderla. Ha sido mucho tiempo, ya perdí la cuenta. ¿Días? ¿meses? ¿años? De verdad no lo sé, ¿será que llegaré a olvidarme de mí? ¿estará lejos ese día? Sigo dando vueltas en la casa, tratando de encontrar respuestas. En ocasiones pienso que esto es un sueño, una pesadilla de la que quiero despertar. No logro entender como nadie me ha encontrado en todo este tiempo, cómo es posible que siga aquí. Me siento cansada de todo esto, ya no lo quiero vivir ¿o será que ya no quiero vivir? Tal vez ya deba acabar con esto, no puedo más con esta desesperación, después de todo me encuentro aquí, sentada mirando el arma que ocultaba en mi alcoba, sé que está cargada. Nadie me extrañará de todas formas. Amelia, creo recordar mi nombre, no me queda más que despedirme de él. Se siente fría el arma que reposa sobre mi frente, siento como mis lagrimas corren por mis mejillas, pero sería peor seguir aquí totalmente sola un segundo más, solo tengo que jalar el gatillo… Adiós, Amelia. Sentí como la bala atravesó mi frente, pero no dolor, ¿por qué? Cierto, había olvidado que ya estoy muerta.

 

Sueños

Desde que me mude a mi nuevo hogar, tengo 2 sueños que siempre se repiten y me causan conflicto, como si algo me estuviera llamando e inconscientemente yo respondo a ello. El sueño comienza en que estoy en una casa de 2 pisos muy espaciosa y lujosa, al parecer aquí viven 6 personas 4 niñas entre 13-16 años aproximadamente , el tutor y al parecer yo, estoy en un habitación grandísima, pero se ve vieja, tengo una ventana que mira al mar, estoy sentada leyendo con una niña a mi lado su apariencia era que tenía el cabello debajo de los hombros su ropa era como de décadas atrás tipo blusón y su cara era como un dulce, en ese sueño nadie podía hablar, de la nada comenzaron a tocar la puerta, parecía como si la quisieran tumbar, así que escondí a La Niña y abrí la puerta, no había nadie pero al asomarme una sombra de ojos amarillos voltea y regresa corriendo, yo agarro a La Niña y me la llevo cargando, mientras corría y bajaba las escaleras me dirijo a la habitación del tutor pero al parecer el tutor estaba muerto como si le hubieran arrancado el alma, deje a La Niña ahí, de pronto veo a los demás niños así que los dejo en el cuarto del tutor, le pongo seguro a la puerta y salgo corriendo de ahí, al voltear veo que las sombras me persiguen así que mi instinto me dice metete al mar y eso hice pero me ahogo y me despierto del sueño. Antes de tirarme al agua logre ver mi reflejo pero no era yo, era alguien más, en mi sueño yo era una niña de pelo corto arriba de los hombros, traía un blusón y unas pantuflas.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.